Principal

Historia

Album de fotos

Escritos

Direcciones

 

        A Jaime (25-VII-81)

 

   Llevo palabras en mis manos

Que son un lenguaje de caricias

Para hablarte como el viento

A las flores que se inclinan;

 

Siento, mi niño, que puedo leer

En los susurros de tu silencio

Y que, desde tu voz sin palabras,

Lo se, Jaime, tu me hablas.

 

Puedo ver un milagro infinito

En la luz mortecina de tus ojos,

Tras tu crispada sonrisa

Y tu llanto de ángel herido

Cuando tu doliente cuerpo inclinas,

Lo se, Jaime, tu me miras.

 

Adivino tu sueño atormentado

Por la amargura que  nunca gritas,

Tierno arbusto derribado,

Pequeña rosa entre espinas,

¡tan menudo tu, mi niño,

y tan grandes tus heridas!

  

                                       Santi

Principal

Historia

Album de fotos

Escritos

Direcciones